Las preposiciones de lugar en alemán

Las preposiciones de lugar, o locativas, son fundamentales en los primeros pasos del estudiante de alemán. Son las que indican dónde está algo o dónde sucede una acción. ¿Te imaginas hablar en español sin usar a, bajo, contra, hacia, hasta, etc.? Poco podríamos decir.

Necesitas estas preposiciones continuamente, así que aprende a usarlas. Si conoces vocabulario de la ciudad, y conoces el uso de las preposiciones locativas, puedes dedicarte a describir recorridos por tu ciudad para practicar o, si vives en Alemania, Suiza o Austria,  puedes armarte de valor y salir a la calle a preguntar direcciones  (artículo en un futuro cercano…). Puedes describir tus vacaciones, tu recorrido diario para ir al trabajo, etc.

En los próximos días publicaré varios artículos con su uso y su significado. Los he organizado según qué caso rigen:

Ten en cuenta, además, que en alemán, como en cualquier idioma, hay preposiciones que son locativas, pero también temporales. Por ejemplo, nach, um, etc. Es fácil, no tiene misterio.

Las preposiciones, ¿en dativo o en acusativo?

Como verás, las preposiciones rigen uno o varios casos; esto quiere decir que la parte de la oración a la que se refieren y  acompañan tiene que ir en acusativo, en dativo o en genitivo. Algunas preposiciones rigen un único caso (¡¡bieeeen!!). Pero otras rigen dos. En algúnos casos incluso tres, pero no las veremos ahora.

¿Cómo saber que caso escoger, entre dativo y acusativo?

Esta es la regla de oro: dativo para lugares, y acusativo para acciones.

Yo recuerdo es regla porque dativo rima con «pasivo«, y acusativo, me recuerda a alguien que apunta a otro con un dedo. También puedes recordar que ACusativo empieza con las mismas letras que ACción

Veamos unos ejemplos sencillos:

La preposición in se usa con dativo y con acusativo. Si la usamos con dativo, in significa «en». Si la usamos con acusativo, es «a».

  • Ich bin in dem Bett (Estoy en la cama). Con dativo.
  • Ich gehe ins Bett (Voy a la cama). Con acusativo.

Otro ejemplo: auf significa «sobre, en, a, encima de», dependiendo del contexto y del caso.

  • Ich bin auf dem Platz (Estoy en la plaza). Con dativo.
  • Ich gehe auf den Platz (Voy a la plaza). Con acusativo.

Verás que he usado dos preposiciones, in y auf, que en español significan lo mismo: «en» y «a». Parece complicado, pero en los próximos artículos veremos cuando usar una u otra. Te lo avanzo: in se usa cuando nos referimos a estar o ir adentro de un espacio, mientras que auf se usa para espacios abierto, cuando nos referimos a ir o estar sobre ese espacio. Piénsalo. Estamos sobre la plaza, pero nos metemos dentro de la cama.

No uses esta «lógica aplastante» siempre. Hay sorpresas, como nach, que indicando un movimiento… rige únicamente dativo, no acusativo.

martes-trece

¡Ánimo, ¡no desesperemos! Vuelve cada día de esta semana, pues publicaré otros cuatro artículos al respecto. 

 

La negación en alemán: nein, nicht, kein

Nein

La negación en alemán se puede expresar de tres maneras, y esto a los hispanohablantes nos lía y nos estresa mucho, porque sabemos que hay que soltar «por ahí» un nein, un nicht o un kein, pero ni sabemos cuál de los tres ni dónde ponerlo.

Así que, empecemos por el principio. Hay tres modos de negar en alemán: con nein, con nicht o con kein. Cada forma de negación tiene su uso y su sentido, y esto es lo que veremos hoy: cómo expresar negación en alemán.

La negación con nein

Nein es un adverbio. Un adverbio de negación -oh, qué sorpresa!- y se usa como el «no» en español cuando se hace una pregunta cuya respuesta es o  sí o no, a modo de negación de una frase anterior:

  • Magst du meinen Freund? Nein. (Te gusta mi novio? No).
  • Ist das mein Bier? Nein, das ist meins. (Es esta mi cerveza? No, esta es la mía).
  • Sollen wir mit deiner Freundin wohnen? Nein, mit meiner Schwester. (Tenemos que vivir con tu amiga? No, con mi hermana).

El uso de nein es muy intuitivo, no tiene ninguna complicación.

La negación con nicht

Nicht niega un verbo, un adverbio o un adjetivo. Nicht, en sí mismo, también es un adverbio.

  • Negando un adjetivo: Mein Auto ist nicht rot. (Mi coche no es rojo). En esta frase, la negación del verbo se refiere al adjetivo.
  • Negando un verbo verbo: Er isst nicht. (Él no come). En esta frase, se niega toda la acción, el verbo.
  • Negando un adverbio: Sie singt nicht gut auf Englisch (Ella no canta bien en inglés). Aquí lo que se niega es el adverbio «bien». Ella canta,  y canta en inglés, pero no lo hace bien.

Nicht es la negación que más problemas nos da, pero es muy sencilla en realidad. La única complicación que tiene es recordar dónde colocarla, y eso es fácil si conocemos la estructura de la oración en alemán, y cómo colocar los complementos; revisa el artículo de los complementos, especialmente cómo se colocan los complementos circunstanciales (TKML: temporal, kausal, modal, lokal).

Si nicht niega toda la oración (Satznegation), se coloca con los complementos circunstanciales, siguiendo este orden: temporal, kausal, nicht, modal, lokal. Es decir, que de los cuatro posibles complementos, dos van delante y dos van detrás. Los siguientes ejemplos combinan distintos circunstanciales con la posición de la negación nicht:

  • Wir sind heute wegen meiner Oma nicht gefahren.
  • Wir sind nicht mit dem Auto ins Krankenhaus gefahren.
  • Wir sind heute  nicht mit dem Auto gefahren.
  • Wir sind wegen meiner Oma nicht ins Krankenhaus gefahren.

Como he dicho, nicht se coloca como si fuera un complemento más, y por ello hay que colocarlo después de los complementos directos e indirectos.

  • Ich habe es meinem Vater nicht gekauft. (No he comprado una bicicleta a mi padre).

Si nicht niega una parte de la oración (Teilnegation), se coloca delante de lo que niega , pero nunca delante del verbo. Si queremos negar el verbo, estamos hablando de Satznegation (punto anterior) Fíjate en los ejemplos de arriba, cómo nicht se coloca delante de rot para decir que el coche no es rojo. Otros ejemplos:

  • Ich habe es nicht meinem Vater gekauft. (En esta frase, el sentido que le doy es que he comprado una bici, pero no para mi padre).
  • Wir sind nicht heute mit dem Auto gefahren, aber gestern. (Esta es similar al ejemplo de unos párrafos más arriba, pero lo negamos es simplemente heute, hoy. Hemos conducido con el coche, pero no hoy, sino ayer).

La negación con kein

Kein  niega un sustantivo (nombre) siempre que vaya con artículo indeterminado ein (o su variación en base a género, número o caso), o que no lleve artículo alguno si fuera una frase afirmativa:

  • Ich habe kein rotes Auto (No tengo un coche rojo).
  • Ich habe meinem Vater kein Fahrrad gekauft. (No he comprado una bicicleta para mi padre).

Kein se declina, y de manera absolutamente idéntica al artículo indeterminado ein. Si te sabes la declinación de ein, simplemente ponle una k al principio. kein, keine, keinen, keinem

Un error muy común es traducir literalmente del español al alemán, y si queremos decir que no tenemos un coche rojo, decimos «Ich habe nicht ein rotes Auto«. Esto es incorrecto, y ahora ya sabes porqué. Hay que decir «Ich habe KEIN rotes Auto«. Fíjate que en la frase afirmativa ya hay un artículo, ein, que debe ser convertido a una negación.

Una nota final

Una observación: en el inglés americano, la negación funciona de una forma muy, muy similar al alemán. En Gran Bretaña «decimos» (en primera persona, que casi 10 años aquí me lo permiten 😀 ) «I don’t have a car», mientras que en Estados Unidos es habitual decir «I have no car»… estructura idéntica a «Ich habe kein Auto». Es decir, en lugar de negar toda la oración (Satznegation), niegan sólo una parte con la partícula «no», como en alemán harían, si es posible, con la partícula kein.

 

Con este artículo cierro el ciclo de escritos sobre el orden de la frase y dónde colocar sus diversos elementos. A modo de recordatorio, estos son los artículos anteriores:

Próximamente habrá ejercicios, con unos test interactivos, sobre la negación en alemán y  sobre estos artículos anteriores, y este mismo. ¡No te vayas muy lejos, quédate cerca!


 

Usa los comentarios si quieres dejar alguna corrección, idea o lo que quieras. Si te has gustado el artículo y crees que puede ser útil a otras personas, considera compartirlo en Facebook y Twitter. Muchas gracias por tu visita y tu lectura 🙂

(Imagen de cabecera, propiedad de Hijodelaluz)

El orden de la oración en alemán: Los complementos

Ya vimos hace unos días los puntos más básicos sobre el orden de las palabras en la oración en alemán -die Wortstellung- y la posición del verbo, y hoy veremos como se colocan los complementos de la oración en alemán.

Recordemos que el verbo alemán va casi siempre en segunda posición (salvo en algunas preguntas,  en las frases imperativas o en las oraciones subordinadas), o al final (participio, verbo principal de la frase subordinada).  El orden de los complementos es relativamente fijo, y casi siempre se pueden mover al principio de la frase para hacer énfasis. Esto se llama inversión (die Umstellung): mover el sujeto a una posición intermedia de la frase y poner en la Posición I uno de los complementos. Parece complicado, sí, pero con un poco de práctica se convierte en algo natural. Además, es muy útil para saber reconocer qué complemento es cada parte de la oración, y conseguir comprender adecuadamente una frase.

En este artículo veremos donde colocar los complentos en frases con:

  1. Complementos en dativo y acusativo.
  2. Pronombres en acusativo y dativo.
  3. Pronombres reflexivos.
  4. Complementos circunstanciales.
  5. Complementos en dativo y acusativo y complementos circuntanciales.
  6. Complementos preposicionales.

1. Posición en la oración de los complementos en dativo y en acusativo

En español no tenemos dativo ni acusativo, así, tal cual, pero tenemos complementos indirectos y directos (o cómo la enésima reforma educativa decida llamarlos). En alemán, se coloca primero el dativo y después el acusativo:

  • Ich habe gestern meinem Vater ein neues Fahrrad gekauft. (Ayer compré una bicicleta nueva a mi padre).

En el anterior ejemplo, que usaré a lo largo de este artículo, usamos «meinem Vater» como complemento indirecto (Dativ-objekt) y «ein neues Fahrrad» como complemento directo (Akkusativ-objekt).

Inversión

Recordemos que la inversión consiste en mover en intercambiar el sujeto por un complemento. Si hay un elemento ocupando la Posición I, el sujeto pasa a la Posición III. Con los complementos en dativo y acusativo se hace lo mismo, si queremos enfatizarlos:

  • Gestern habe ich meinem Vater ein neues Fahrrad gekauft. (Aquí hemos movido el adverbio temporal gestern a la posición I de la frase, y el sujeto, ich, pasa a la posición III. No hay más cambios).
  • Meinem Vater habe ich gestern ein neues Fahrrad gekauft. (Movemos el Dativ-objekt al principio de la frase, y el sujeto pasa a la Posición III).
  • Ein neues Fahrrad habe ich gestern meinem Vater gekauft. (Akkusative-objekt pasa a la Posición I y el sujeto a la Posición III).

 

2. Posición de los pronombres en acusativo y en dativo

Si los elementos en dativo y acusativo se sustituyen por pronombres, el orden cambia: Primero el acusativo y luego el dativo. Pero si sólo uno de ellos es pronombre, entonces no importa: El pronombre siempre irá antes que el  complemento.

  • Ich habe ihm gestern ein neues Fahrrad gekauft. (Dativ-Objekt se sustituye por el pronombre en dativo. El pronombre se coloca antes que el complemento).
  • Ich habe es gestern meinem Vater gekauft. (Akkusativ-Objekt se sustituye por el pronombre en acusativo. Como en el caso anterior, el pronombre se coloca tras el verbo).
  • Ich habe es ihm gestern gekauft. (Dos pronombres, uno en acusativo y el otro en dativo: aquí es donde el orden debe ser Akkusativ y después Dativ).

Nota: Esta es una «regla del alemanista», que puede ser correcta o no: Los pronombres van lo más próximo al verbo que se pueda. Por eso el adverbio «gestern» va siendo desplazado hacia el final.

Inversión

La inversión en una frase con pronombres en acusativo y dativo se dan dos casos: que el sujeto sea otro pronombre (en nominativo, claro), o que sea otra estructura.

Si el sujeto es un pronombre en nominativo (ich, wir, er…), el sujeto va justo tras el verbo, en la Posición III:

  • Gestern habe ich es ihm gekauft.
  • Gestern habe ich es meinem Vater gekauft.
  • Gestern habe ich ihm ein neues Fahrrad gekauft.

En el resto de los casos, el sujeto va a la Posición IV, tras los pronombres:

  • Gestern hat es ihm Markus gekauft. (Fíjate que sin esta regla, podríamos confundirnos y creer que «es» es el sujeto, y Markus el objeto…).
  • Gestern hat es Markus meinem Vater gekauft. (Gramaticalmente correcta, pero enrevesada)
  • Gestern hat ihm Markus ein neues Fahrrad gekauft.

Los pronombres en dativo y acusativo siempre pueden ocupar la Posición I, excepto el pronombre es,  pues se podría confundir con el nominativo «es» y parecer un sujeto. Observa esta frase, ¿podrías decir quien come a qué?

  • Es isst die Katze.

3. Posición en la oración de los pronombres reflexivos

La posición de los pronombres reflexivos siguen la misma estructura que los pronombres en acusativo y dativo. En un futuro hablare con más profundidad sobre esto…

4. Posición en la oración de los complementos circunstanciales

En el anterior artículo sobre el orden de la frase y la colocación del verbo, ya adelanté que si hay complementos circunstanciales, estos siguen el orden TKML: temporal, kausal, modal y lokal. No hay mucho misterio al respecto, y los ejemplos de la siguiente sección valen para esta explicación.

5. Posición en la oración con acusativo, dativo y complementos circunstanciales

Bueno, bueno… esto ya suena como como hacer malabares con diez bolas. En realidad, no es tan complicado. La oración ideal con todos estos complementos sería:

  1. Sujeto.
  2. Verbo conjugado.
  3. Grupo A: Complemento Temporal y Dativ-objekt (o viceversa).
  4. Grupo B: Complemento Causal, Complemento Modal (o viceversa, en ocasiones).
  5. Grupo C: Akkusative-objekt, Complementos de Lugar.

En realidad, es más flexible de lo que parece.

  • Ich habe gestern meinem Vater zu seinem Geburtstag ein neues Fahrrad in Italien gekauft (Le compré ayer a mi padre por su cumpleaños una bicicleta en Italia).
  • Ich habe gestern meinem Vater voller Freude ein neues Fahrrad gekauft (Le compré ayer a mi padre con mucha excitación una bicicleta nueva).

Inversión

Los complementos circunstanciales temporales, causales o modales o de lugar pueden ocupar la Posición I, y el sujeto se va a la Posición III.

  • Ich habe gestern meinem Vater zu seinem Geburtstag ein neues Fahrrad in Italien gekauft.
  • Gestern habe ich meinem Vater zu seinem Geburtstag ein neues Fahrrad in Italien gekauft.
  • In Italien habe ich gestern meinem Vater zu seinem Geburtstag ein neues Fahrrad gekauft.
  • Meinem Vater habe ich gestern zu seinem Geburtstag ein neues Fahrrad in Italien gekauft.

En general, el complemento circunstancial de lugar ocupa la Posición I de forma natural. El de dirección, habitualmente, está siempre al final de la oración. Por lo demás, procuremos no complicar mucho las oraciones.

6. Posición en la oración de los complementos preposicionales

El complemento preposicional se coloca habitualmente al final de la frase:

  • Mein Vater macht heute eine Tour mit seinem neuen Fahrrad.

Inversión

Como en la mayoría de los casos anteriores, el complemento puede ocupar la Posición I, y el sujeto se va a la Posición III:

  • Mit seinem neuen Fahrrad macht mein Vater  heute eine Tour.

Vaya ladrillo, amigos. Pero tranquilos. En el próximo artículo veremos la negación y próximamente unos ejercicios para practicar esto. Dedica tiempo al orden de la frase. Es algo que puede significar un paso de gigante para el estudiante, pues como comentó Elisabet (www.cronicasgermanicas.com ) en el artículo anterior, aunque no se sepa declinar correctamente, el orden de la frase ya dice lo que será el objeto directo y el objeto indirecto. En el próximo artículo de gramática veremos cómo se construye la negación, y con esto ya habremos visto lo que necesitamos para construir correctamente la oración en alemán, al menos a un nivel sencillo y correcto.

Como nota final, me gustaría recomendar el libro «Prácticas de la gramática alemana«, que me ha sido muy útil en este asunto, y del que he tomado gran parte de las explicaciones y el orden narrativo de este artículo.

Como siempre, si os ha gustado el artículo y os parece útil, compartidlo en Twitter y Facebook. 🙂

 

Vídeos del curso «Alemán para hispanohablantes» de la UNED

Hace unos meses se presentó y se desarrolló el «Curso de alemán para hispanohablantes» de la UNED. Dicho módulo de aprendizaje, que reunió en su comienzo a más de 10.000 estudiantes, fue todo un éxito y resultó muy útil para cualquiera que se esforzase unos minutos diarios.

El curso está cerrado, pues se desarrolló durante unas fechas concretas (marzo y abril, creo recordar), pero los vídeos siguen estando disponibles en YouTube. Así que refresquemos un poco la memoria; aquí dejo la lista de reproducción de los vídeos del curso. Aprovechadlo.

 

Estructura y orden de la oración en alemán. La posición del verbo

El orden de las palabras en alemán

El orden de la oración en alemán –die Wortstellung– está bastante determinado, aunque luego se puedan mover cosas adelante y atrás sin mucho problema (inversión, die Umstellung). En este artículo trataremos lo más básico de la estructura de la oración y veremos dónde poner el verbo en alemán. También puedes echar un ojo al artículo siguiente, sobre la colocación de los complementos de la oración y cómo colocar los pronombres.  En un tercer artículo, veremos cómo hacer frases que expresen negación y como invertir los elementos de la oració. ¡Es más fácil de lo que parece!

Posición del verbo en alemán

Más abajo explico la estructura de la oración en alemán, y sus partes, pero adelanto que habitualmente el verbo va en segunda posición (o lo que llamaremos a partir de ahora «posición II«). Muchos libros de texto, así como webs, dicen que el verbo va siempre en la Posición II en alemán, pero no es correcto. El verbo va en segunda posición en frases sencillas enunciativas:

En la frase enunciativa, el verbo va en la posición II:

  • Ich lese dein Buch. (Estoy leyendo tu libro).
  • Mein Vater isst im Restaurant. (Mi padre está comiendo en el restaurante).

En la frase interrogativa con pronombre interrogativo, el verbo va en posición II:

  • Wo ist das Auto? (¿Dónde está el coche?).
  • Warum kommt María nicht? (¿Por qué no viene María?).

En la frase interrogativa sin pronombre interrogativo (es decir, las que tienen por respuesta «sí» o «no») el verbo va en posición I:

  • Möchtest du ein Bier? (¿Quieres una cerveza?).
  • Isst mein Vater im Restaurant? (Está comiendo mi padre en el restaurante?).

En la oraciones imperativas, el verbo va en posición I:

  • Lass uns gehen! (Vamos!)
  • Iss das Hähnchen, Andreita! (Cómete el pollo, Andreita!) 😛

En las frases con un verbo conjugado en un tiempo compuesto, el participio va siempre al final de la frase, mientras que el verbo auxiliar conjugado va en la posición que le corresponda (II ó I):

  • Ich habe ein Bier getrunken. (He bebido una cerveza).
  • Hast du ein Bier getrunken? (¿Has bebido una cerveza?).

En las frases subordinadas (Nebensätzen) (que veremos en más detalle en unas semanas), los verbos van al final, con el participio antes del verbo conjugado (los de la frase subordinada, no los de la frase principal):

  • Ich weiss, dass du  meine Schwester nicht magst.
  • Er fragt sie, wo sie studiert hat.

Si la oración comenzase con la frase subordinada, el verbo principal ocupara la posición II, y digamos que la parte subordinada iría en la posición I:

  • Wo sie studiert hat, fragt er sie.

Como véis, al nivel básico de andar por casa (el mío), es todo dificultad «sota, caballo y rey».

La estructura de la frase en alemán

Podemos dividir la frase de muchas maneras pero vamos a dejarlo en las siguientes partes: posición I, posición II, posición IIIDativ-objekt, Akkusativ-objekt, posición VI y Partizip y partículas verbales (a veces, también hablaremos de posición 0 para colocar adverbios). También podemos dividir la frase en posición I, posición II, complementos, Partizip y partículas verbales.Varios elementos pueden ocupar una misma posición, como ocurre cuando hay  complementos circunstanciales, pero de esto hablaremos en detalle en el próximo artículo.

En breve:

Como hemos visto antes, el verbo va siempre en posiciones muy determinadas, y no hay opciones de variación.

Los verbos en alemán rigen en dativo, en acusativo o en ambos. Si rigen en un solo caso no hay problema. Si rigen en ambos, el dativo precede al acusativo. Si se usan pronombres para sustutirlos, el orden es al revés.

  • Der Verlag hat dem Schriftsteller das Buch nicht gesendet (La editorial no ha enviado el libro al escritor).
  • Der Verlag hat es ihm nicht  gesendet (La editorial no se lo envió).

Cuando sucede la inversión (Umstellung), que se usa para dar énfasis a un elemento distinto al sujeto, uno de los complementos ocupa la posición I, y el sujeto va a la posición III. El significado de la oración no cambia.

  • Ein Bier habe ich getrunken.

De modo muy simple, los complementos circunstanciales se ordenan según el orden TKML: temporal, kausal, modal, lokal.

  • Sie ging heute früh wegen der Prüfung voller Furcht zur Schule.

Recuerda:

Posición I    Posición II (Verbo)    Posiciones internas    Participio (o partículas del verbo)


Como véis, hay bastante sustancia en este tema como pare hacer varios artículos. No os quiero cansar, y además yo tengo que aprenderlo antes mejor. Si tienes alguna corrección, házmelo saber en los comentarios. Siempre hay alguna errata o error.

Si te ha gustado este artículo, consiera compartirlo en Facebook o en Twitter. ¡Al alemanista le gustan las visitas! 😎

Las desinencias personales de los verbos alemanes

verben_alemanista

En este artículo vamos a ver las desinencias personales de los verbos y de cómo las tenemos que usar. He tenido un buen parón en la actividad del blog durante dos semanas, pero no os asustéis, no estoy perdiendo la motivación. Para hacer algo realmente innovador, vamos a comenzar por el principio: la conjugación de los verbos, los tipos de verbos que hay y, especialmente, las desinencias personales.

Desinencias de los verbos alemanes

Recordemos que una desinencia verbal es la terminación del verbo, lo que indica la persona y el número. Por ejemplo, las terminaciones de wohne y wohnen, -e e en, son la desinencias de esas formas verbales. Hay dos tipos de desinencias personales, según se explica en Alemán practico verbos conjugados, la «serie A» y la «serie B». La serie A se usa para formar el presente de indicativo, das Präsens Indikativ (excepto los verbos sein, wissen y los modales):

Serie A
Pronombre Desinencia Ejemplo: Präsens Ejemplo: Präsens
ich -e rechne helfe
du -st rechnest hilfst
er/sie/es -t rechnet hilft
wir -en rechnen helfen
ihr -t rechnet helft
sie/Sie -en rechnen helfen

El primer ejemplo es un verbo regular (rechnen), y el segundo irregular (helfen). En el primer caso la raíz es constante, mientras que en el segundo, en el verbo irregular, la raíz cambia. De esto trataremos próximamente. Lo importante aquí es que sean irregulares o no, las desinencias de ambos verbos en el Präsens Indikativ son las mismas.

La serie B se usa para todos los demás tiempos simples (incluyendo el Präsens Indikativ de sein, wissen y los verbos modales), que son el . Para que se puedan formar distintos tiempos verbales con las mismas desinencias, se añaden también otras partículas intermedias que veremos en otros artículos.

Serie B
Pronombre Desinencia Präsens (sollen) Präteritum (helfen) Konjuctiv I (helfen) Konjuctiv II (helfen)
ich soll half helf-e hülf-e
du -st sollst halfst helf-e-st hülf-e-st
er/sie/es soll half helf-e hülf-e
wir -en sollen halfen helf-en hülf-en
ihr -t sollt halft helf-e-t hülf-e-t
sie/Sie -en sollen halfen helf-en hülf-e-n

 

¿Cómo se usan las desinencias?

Como he dicho más arriba, la serie A se usa para el Präsens de todos los verbos, excepto sein, wissen y los modales, y la serie B, para el resto de los tiempos simples (o sea, los que no necesitan un verbo auxiliar). Eso, sin más, no daría muchas combinaciones, pero además hay que tener en cuenta que también se añaden otras partículas para indicar distintos tiempos y que los verbos irregulares cambian su radical según se trate del presente, del pasado o del participio. Pero en este artículo este artículo nos limitaremos a ver cómo se añaden las desinencias en función a cómo es la terminación del radical del verbo. Recuerda que el radical del verbo, o la raíz, es el infinitivo sin la terminación –en o –n.

Dependiendo de cómo sea la raíz del verbo, nos encontraremos que se pueden llegar a juntar sonidos idénticos, o sonidos que no cuadran, que faltan vocales. En el primer caso se simplifica, y en segundo, se añade alguna letra. Por ejemplo, la primera persona plural del Präsens Indikativ es “wir helfen”, y no “wir helfeen”.

Radical del verbo terminado en –d , –t

Si la raíz del verbo termina en –d o en –t, se intercala una e entre la raíz y la desinencia en la 2ª y 3ª personas del singular y en la si esta es –t, –st. Por ejemplo, la raíz de reden es red, y la 3ª persona singular, es “er redet”. Si no se aplicase esa regla sería “er redt”, algo bastante difícil de pronunciar.

  • du arbeit-e-st, y no du arbeit-st (tú trabajas).
  • es kost-e-t, y no es kost-t (esto cuesta).
  • ihr red-e-t, y no ihr red-t (ellos hablan).

Radical del verbo terminado en –m, –n

Se hace lo mismo que en el caso anterior. Se añade una –e entre la raíz y la desinencia en la 2ª y 3ª personas del singular y en la si esta es –t, –st.

  • du atmest, y no du atmst (tú respiras)
  • es regnet, y no es regnt (llueve)

Si la m o la n fueran precedidas de r o l, entonces se usaría la regla descrita más abajo: verbos terminados en –eln y –ern.

Radical del verbo terminado en –s, –ss, –x, –z, –ß, –tz

Si añadiésemos la desinencia –st a los verbos cuya raíz termina en –s, –ss, –x, –z, –ß, o en –tz, téndríamos un verdadero cacao y hablaríamos como una serpiente. Así que cuando la desinencia es –st, se quita la s. Por tanto, son idénticas las 2ª persona singular y plural y la tercera persona singular. Veamos unos ejemplos:

  • du heißt, en lugar de du heißst (te llamas). Es igual a la 3ª persona singular, sie heißt, y a la 2ª plural, ihr heißt
  • du küsst, en lugar de du küssst (tú besas). Es igual a la 3ª persona singular, sie küsst, y a la 2ª plural, ihr küsst.
  • du tanzt, en lugar de du tanzst, y por tanto se aplica lo mismo que los ejemplos anteriores.
  • Otros: du faxt, du schwitzt

Verbos regulares terminados en –eln y –ern

En estos verbos (como klingeln o streicheln) la 1ª y 3ª personas del plural del Präsens solo llevan la desinencia –n, y por tanto son iguales al infinitivo (además, la 1ª persona del singular se puede omitir la –e- que va antes de la l o la r):

  • wir klingeln, sie klingeln, y no wir klingelen o sie klingelen.

 

Recomendaciones

  • Las desinencias son sencillas de recordar. Con un poco de práctica y estudio del alemán las aprenderás sin problema alguno. Seguramente ya las conoces pero no habías visto que son tan sencillas.
  • No aprendas de memoria lo escrito anteriormente. Razónalo y verás que es lógico.
  • Es de cajón: se añade una e donde haga falta para que el sonido sea fluido y no se junten demasiadas consonantes, y se quita si se juntan sonidos iguales o similares (como se hace con la s de la desinencia –st cuando esta va precedida de –s, –ss, –x, –z, –ß, o en –tz

¿Qué te ha parecido?, ¿está claro?, ¿crees que falta algo? ¿Te ha parecido interesante? No dejes de comentar el artículo, y si te ha parecido útil, compártelo en las redes sociales para que llegue a más gente. Gracias por adelantado.

Los verbos modales en alemán, ¡masticados! (III)

Hemos visto durante las semanas pasadas los verbos modales en alemán: sus usos y significado y sus conjugaciones. En esta última entrega sobre los verbos modales veremos unos ejercicios con los mismos.

Recuerda que los verbos modales son fundamentales para expresarse en alemán -y en cualquier idioma-, así que tómate tu tiempo para practicar y hacer tus propios ejemplos.

Ejercicios de verbos modales. Modalverbübungen.

A. Ordena las siguientes frases. Sortiere die folgenden Sätze.

  1. Taxi er bestellen ein soll.
  2. Notizen muss machen er.
  3. Anna Waffeln will mit essen er.
  4. Kaffee soll holen er.
  5. zur gehen er Bank muss.
  6. arbeiten er Computer kann am.
  7. will nach gehen er Hause früh.
  8. Akten Frau bringen er muss zu Weiß.

B. Completa los espacios con muss o con will. Füll die Lücken mit muss oder will.

  1.  Anna __________ zum Zahnarzt. Sie hat Zahnschmerzen.
  2. Aber sie hat Angst; sie _________ nicht zum Zahnarzt gehen.
  3. Ulli sagt, sie __________ sofort einen Termin vereinbaren.
  4. Sie __________ Herr Steffens sehen.
  5. Anna __________ um 12 Uhr beim Zahnarzt sein.

C. Reescribe las siguiente frases usando los verbos modales müssen, wollen o können. Schreibe die folgenden Sätze um und verwende die Modalverben müssen, wollen oder können.

  1. Ich mache einen Termin. Ich muss einen Termin machen.
  2. Ich esse in der Kantine zu Mittag. Ich kann in der Kantine zu Mittag essen.
  3. Ich stehe um 7 Uhr auf.
  4. Ich gehe mit  Frauke in die Kneipe.
  5. Ich helfe Elke in Videoraum.
  6. Ich bin um 8 Uhr im Büro.

D.

  1. ¿Sabes tocar la guitarra?
  2. Ahora quiero cenar.
  3. Debemos pagar las bebidas.
  4. ¿Quieres hacer el ejercicio?
  5. No debes estar aquí.
  6. No puedes subir esa montaña.

Soluciones. Antworten.

A

  1. Er soll ein Taxi bestellen.
  2. Er muss Notizen machen.
  3. Er will mit Anna Waffeln essen.
  4. Er soll Kaffee holen.
  5. Er muss zur Bank gehen.
  6. Er kann am Computer arbeiten
  7. will nach gehen er Hause früh. Er will früh nach Hause gehen.
  8. Er muss zu Frau Weiß Akten bringen.

B

1. muss, 2. will, 3. muss, 4. will, 5, muss.

C

  1. Ich muss einen Termin machen.
  2. Ich kann in der Kantine zu Mittag essen.
  3. Ich stehe um 7 Uhr auf. Ich muss um 7 Uhr aufstehen.
  4. Ich will mit Frauke in die Kneipe gehen.
  5. Ich muss Elke in Videoraum hilfen.
  6. Ich soll um 8 Uhr im Büro sein.

D.

  1. Kannst du Gitarre spielen?
  2. Ich möchte jetzt Abendessen haben.
  3. Wir müssen die Getränke bezahlen
  4. Möchtest du die Übung machen?
  5. Du darfst nicht hier sein!
  6. Du kannst diesen Berg nicht besteigen.

 

Estos son los artículos sobre los verbos modales en “El alemanista”:

Los verbos modales en alemán, ¡masticados! (I), donde explico qué son, cómo se usan y qué significan.

Los verbos modales en alemán, ¡masticados! (II), donde explico sus conjugaciones y su orden en la frase.

Espero que estos artículos sean útiles. Para mí, lo son, porque para explicar algo primero tengo que entenderlo yo. Si tienes alguna correción, idea, sugerencia… ya sabes, usa los comentarios.

Y si te ha gustado el artículo, únete al grupo de Facebook o comparte este artículo en redes sociales. Te lo agradecería mucho :-)

Los verbos modales en alemán, ¡masticados! (I)

Los verbos modales en alemán, ¿te traen de cabeza? Son mucho más sencillos de lo que parecen, pero se usan prácticamente igual que en español. Además, son muy parecidos en inglés y en alemán (Si te interesa este tema de un modo más profundo, puedes consultar este texto sobre la ambigüedad de los verbos modales).

En este artículo explico qué son los verbos modales, cuáles son en alemán y qué significan. En próximos artículos explicaré cómo se conjugan, daré unos ejemplos y, ¡novedad! habrá un test para comprobar si te los sabes o no. ¿Te animas? Pues comencemos.

¿Qué son los verbos modales?

Los verbos modales son los que se usan para expresar y modificar la actitud de quien habla ante el verbo principal (o acción) de la oración. ¿Suena complejo? No lo es tanto. Verás, en español tenemos tres verbos modales: querer, tener que, y poder. Fíjate en estos ejemplos:

  • Quiero ir a la piscina.
  • Tengo que ir a a la piscina
  • Puedo ir a la piscina

En las tres frases se usa el mismo verbo principal, (ir), pero con los tres verbos modales se cambia el significado de cada situación. ¿Ya suena más fácil?

Los verbos modales en alemán

Hay seis verbos modales en alemán, que son können, dürfen, wollen, mögen, sollen y müssen. Según su significado, se pueden agrupar en verbos que indican posibilidad o permiso, verbos que indican voluntaddeseo, y verbos que indican necesidad.

Posibilidad o permiso: können, dürfen

können = poder

El verbo können en alemán es idéntico a «can» en inglés. Se puede usar para expresar posibilidad, habilidad (ser capaz de algo) o tener permiso. Unos ejemplos, en orden:

  • Wir können heute Abend Fußball spielen (Podemos jugar al fútbol hoy por la tarde). Expresa posiblidad («¿Qué podemos hacer? nos aburrimos»).
  • Wir können gut Fußball spielen (Sabemos jugar bien al fútbol). Expresa una habilidad.
  • Wir können hier Fußball spielen (Podemos jugar aquí al fútbol). Expresa que se puede hacer algo en un lugar, que hay permiso.
dürfen = tener permiso, poder

Personalmente, encuentro este verbo como el más ambigüo. Se usa para expresar permiso de una autoridad, para expresar prohibición (usado en negativo), o para expresar que algo no se debe hacer (a modo de consejo). Ejemplos:

  • Sie dürfen hier Fußball spielen (Está permitido jugar al fútbol aquí). Expresa un permiso.
  • Sie dürfen hier nicht rauchen (No puede fumar aquí). Expresa una prohibición.
  • Du darfst dieses Brot nicht essen, es ist schlecht (No debes comer este pan; está malo). Expresa una recomendación, no una prohibición.

Voluntad: wollen, mögen

wollen = querer

El verbo wollen se usa en alemán como en inglés se emplea «to want». Se usa para expresar deseo o intención. Su significado es claro. Un par de ejemplos:

  • Ich will Geologe werde (Quiero ser geólogo).
  • Am Morgen will ich schlafen (Quiero dormir por la mañana).
mögen = gustar, querer

El verbo mögen se emplea para expresar afecto o gusto (en positivo), o adversión (en negativo y sin verbo principal). Veamos unos ejemplos:

  • Ich mag Musik (Me gusta la música).
  • Ich mag diesen Film nicht (No me gusta esta película).

También expresa deseo si va acompañado por un infinitivo al final, y entonces el significado es más puntual en el tiempo (Gracias Casa Idiomas por la corrección):

  • Ich mag Fußball spielen (Quiero jugar al fútbol).

Con una forma más compleja expresaríamos que algo nos gusta, si que lo deseamos en ese preciso momento:

  • Ich mag es, Fußball zu spielen (Me gusta jugar al fútbol).
¡Sorpresa! möchte = quisiera, me gustaría

Esta es una pequeña complicación: el verbo mögen se puede emplear como subjuntivo para expresar lo mismo, pero modo más cortés. Prácticamente igual que en español:

  • Möchtest du mit mir einen Kaffee trinken? (¿Te gustaría tomar un café conmigo?)
  • Ich möchte bitte ein Bier haben (me gustaría tomar una cerveza, por favor)

Necesidad: sollen y müssen

sollen = deber

El verbo sollen expresa un consejo u orden, una duda, o un deber moral.

  • Ich soll Fisch essen. Das hat der Arzt gesagt (Tengo que comer pesacado. Me lo manda el médico). Aquí expresa un imperativo.
  • Sollst du hier unterschreiben? (¿Tienes que firmar aquí?). Expresa una duda. ¿Debes firmar aquí?
  • Du sollst den Müll trennen! (¡Debes reciclar la basura!). Expresa obligación moral.
müssen = deber, obligación

El verbo müssen es similar a sollen, y se usa para expresar obligación o necesidad.

  • Wir müssen die Rechnung bezahlen (Tenemos que pagar la cuenta).
  • Ich muss den Rock waschen (Tengo que lavar la falda).

Sollen y müssen son parecidos, y en cierto modo confusos para los españoles. Sollen expresa la obligación impuesta por algo externo (una ley, una imposición), mientras que müssen expresa más una obligación interna, por voluntad propia.

  • Ich soll gesund essen. Das hat der Arzt gesagt (Debo comer más sano. Me lo ha mandado el médico). En este caso, la obligación es impuesto. Hay que hacerlo.
  • Ich muss gesund essen. Ich bin dick (Debo comer más sano. Estoy gordo). No es una obligación impuesta, sino una voluntad interna.

 

Esto es todo por hoy. El próximo artículo sobre los verbos modales será sobre su conjugación ¿Sabías que los verbos modales son más fáciles de conjugar que el resto de los verbos?


 

Estos son los artículos sobre los verbos modales en “El alemanista”:

Los verbos modales en alemán, ¡masticados! (II), donde explico sus conjugaciones y su orden en la frase.

Los verbos modales en alemán, ¡masticados! (III), donde recopilo unos cuantos ejercicios.

Espero que estos artículos sean útiles. Para mí, lo son, porque para explicar algo primero tengo que entenderlo yo. Si tienes alguna correción, idea, sugerencia… ya sabes, usa los comentarios.

Y si te ha gustado el artículo, únete al grupo de Facebook o comparte este artículo en redes sociales. Te lo agradecería mucho :-)

Nota: Más adelante comentaré sobre los verbos modales en alemán y el enunciado subjetivo, pero para eso, ¡antes debo llegar yo a ese nivel!

El artículo y el género de los nombres en alemán

¿Cómo recordar el artículo de cada nombre alemán?, ¿cómo recordar el género de los sustantivos?, ¿cómo aprenderlos?

Estas preguntas se las plantea todo el mundo cuando afrontan el aprendizaje del alemán. No es sencillo, pero no es imposible. En alemán hay tres géneros: masculino, neutro y femenino.  Los artículos que acompañan a cada género en nominativo son los siguientes:

Masculino: der Hund (el perro).
Neutro: das Bier (la cerveza).
Femenino: die Katze (el gato).

En español sólo tenemos dos géneros (másculino y femenino), y recordando que la mayoría de las palabras terminadas en -o son masuclinas y las terminadas en -a son femeninas, un estudiante de español lo tiene bien sencillo. En Alemán es más complejo, porque los nombres pueden tener muchos tipos de terminaciones distintas. Lo importante es que hay reglas para saber qué artículo usar con muchos nombres, y no es muy difícil recordar estas reglas.

Conocer el género -y por tanto saber qué artículo usar- es realmente importante para poder aprender alemán, pero tampoco hay que obsesionarse: nadie ha muerto por usar un artículo mal.

Algunas de estas reglas son realmente útiles, porque se refieren a grupos de nombres muy comunes (la fruta es femenina, las palabras terminadas en -heit son femeninas… ). Fíjate que algunos grupos son iguales en español (los coches, las motos), y otros totalmente opuestos (los aviones, los barcos). Concéntrate en esas palabras, y no te preocupes en exceso por las demás. Todo a su tiempo.

Sustantivos masculinos

Personas masculinas, animales machos y profesiones realizadas por varones
der Onkel (el tío), der Sohn (el hijo), der Vater (el padre).
der Hund (el perro), der Löwe (el león), der Vogel (el pájaro).
der Geologe (el geólogo), der Lehrer (el maestro), der Koch (el cocinero).
Pero, das Pferd (el caballo).

Nombres de los días, partes del día, meses, estaciones del año, fenómenos naturales y los puntos cardinales
der Montag, der Donnerstag, der Sontag.
der Morgen (la mañana), der Abend (la tarde).
Pero die Nacht (la noche).
der Winter (el invierno), der Frühling (la primavera), der Sommer (el verano), der Herbst (el otoño).
der Wind (el viento, der Regen (la lluvia).
der Norden (el norte), der Süden (el sur).

Nombres de bebidas alcohólicas
der Wein (el vino), der Schnapps (el aguardiente, der Vodka (el vodka).
Pero: das Bier. Cerveza es neutro.

Nombres de minerales y piedras
der Diamant (el diamante), der Stein (la piedra), der Sand (la arena).

Nombres de marcas de coches (se sobreentiende Wagen -coche- que es masculino)
der Audi, der BMW, der Opel.

Nombres terminados en:
and: der Doktorand (el doctorando), der Informand (el informante).
ant: der Elefant (el elefante), der Trabant (el satélite).
ar: der Antiquar (el anticuario), der Bibliothekar (el bibliotecario).
ast: der Phantast (el soñador), der Gymnasiast (el estudiante de instituto).
ent: der Student (el estudiante), der Patient (el paciente)
er: der Computer (el ordenador), der Wecker (el despertador).
eur: der Friseur (el peluquero), der Dekorateur (el decorador).
ismus: der Kapitalismus (el capitalismo), der Tourismus (el turismo).
ist: der Polizist (el policía), der Spezialist (el especialista).
ig; der Honig (la miel), der Essig (el vinagre).
ling: der Frühling (el primavera), der Schmetterling (la mariposa).
oge: der Biologe (el biólogo), der Philologe (el filólogo).
or: der Motor (el motor), der Reaktor (el reactor).

La mayoría de los radicales verbales sin desinencia
der Schlag (el golpe), de schlagen (golpear).
der Sprung (el salto), de springen (saltar).
der Beginn (el comienzo), de beginnen (comenzar).

Nombres neutros

Infinitivos, adjetivos, pronombres, etc. cuando se usan como sustantivo
das Reisen (el viajar), das Lernen (el aprender), das Warum (el porqué).

Los diminutivos y otras palabras terminadas en -chen
das Hündchen (el perrito), das Vögelchen (el pajarito), das Mädchen (la muchacha).

Nombres de ciudades y de países, islas y continentes
das schöne Berlin (el bello Berlín), das interessante China (la interesante China), das neue Europa (la nueva Europa).
Pero, die Schweiz (Suiza) y otros terminados en -ei no son neutros, sino femeninos. Der Irak, der Iran, der Libanon, der Sudan, der Tschad son masculinos. Recuerda, ¡Suiza es neutral, pero no es neutra! 😉

Los colores
das Rot (el rojo) , das Blau (el azul), das Schwarz (el negro).

Notas musicales
das hohe C (do natural).

Clases gramaticales
das Adjektiv (el adjetivo), das Adverb (el adverbio).
Pero, der Artikel (el artículo), die Präposition (la preposición).

Unidades físicas
das Ohm (el ohmnio), das Watt (el watio).
Pero, die Tonne (la tonelada), der/das Meter (el metro), der/das Liter (el litro).

Nombres de metales y elementos químicos
das Gold (el oro), das Silber (la plata), das Salz (la sal).
Pero der Stahl (el acero), der Schwefel (el azufre), die Bronze (el bronce).

Sustantivos terminados en:
tum: das Judentum (el judaísmo), das Altertum (la antigüedad).
um: das Zentrum (el centro), das Neutrum (el neutro).
ment: das Instrument (el instrumento), das Medikament (el medicamento).

Algunos terminados en -ar
das Exemplar (el ejemplar), das Formular (el formulario), das Seminar (el seminario).

Letras del alfabeto
das A, das B, das C.

Muchos con sufijo Ge-, y esta no es una regla muy útil por el elevado número de excepciones
das Gebirge (la cadena montañosa), das Gemälde (el cuadro), das Getränk (la bebida).

Muchos derivados terminados en -nis, e igualmente con muchas excepciones
Das Ergebnis (el resultado), das Geheimnis (el secreto).

Nombres femeninos

Nombres de mujer, animales femeninos y profesiones realizadas por mujeres.
die Tochter (la hija), die Frau (la mujer), die Mutter (la madre).
die Kuh (la vaca), die Katze (la gata, nombre genérico del animal si no se conoce su sexo), die Ziege (la cabra).
die Lehrerin (la maestra), die Geologin (la geóloga), die Direktorin (la directora).

Nombres de árboles, flores y frutos
die Eiche (el roble), die Tanne (el abeto).
die Rose (la rosa), de Nelke (el clavel).
die Birne (la pera), die Orange (la naranja).
Pero, der Apfel (la manzana), der Baum (el árbol).

Muchos terminados en -e (especialmente bisílabos):
die Woche (la semana), die Klasse (la clase).

Los terminados en:
-ade: die Marmelade (la mermelada, die Olympiade (la Olimpiada).
-age: die Garage (el garaje), die Plantage (la plantación).
-äne: die Quarantäne (la cuarentena).
-anz: die Allianz (la alianza), die Toleranz (la tolerancia).
-ei: die Metzgerei (la carnicería), die Bäckerei (la panadería).
-enz: die Konferenz (la conferencia), die Abstinenz (la abstinencia).
-erie: die Maschinerie (la maquinaria).
-esse: die Politesse (la agente de policía).
-ette: die Marionette (la marioneta).
-euse: die Friseuse (la peluquera), die Souffleuse (la apuntadora).
-heit: die Krankheit (la enfermedad), die Abwesenheit (la ausencia).
-ie: die Philosophie (la filosofía), die Sympathie (la simpatía).
-ik: die Fabrik (la fábrica), die Politik (la política), die Musik (la música).
-in: die Bäckermeisterin (la panadera), die Sekretärin (la secretaria).
-ine: die Blondine (la rubia), die Konkubine (la concubina).
-ion: die Direktion (la dirección), die Station (la estación).
-isse: die Hornisse (al avispón), die Diakonisse (la diaconisa).
-ive: die Alternative (la alternativa), die Initiative (la iniciativa).
-keit: die Freundlichkeit (la amabilidad), die Neuigkeit (la novedad).
-schaft: die Botschaft (la embajada), die Freundschaft (la amistad).
-tät: die Qualität (la calidad), die Universität (la universidad).
-ung: die Forschung (la investigación), die Haltung (la actitud).
-ur: die Natur (la naturaleza), die Kultur (la cultura)
-üre: die Broschüre (el folleto), die Konfitüre (la confitura)

Números
die Eins (el uno), die Vier (el cuatro).

Ríos europeos
die Donau (el Danubio), die Themse (el Támesis).
Pero, der Ebro, der Rhein (el Rin).

Algunos países, comarcas y ciudades terminadas en -ei, -ie, -e
die Slowakei (Eslovaquia), die Türkei (Turquía), die Normandie (Normandía), die Provence (la Provenza).

Sustantivaciones de verbos, si terminan en -t
die Fahrt (el viaje), de fahren.
die Sicht (la vista), de sehen.

Algunos sustantivos terminados en -nis
die Finsternis (la oscuridad), die Wildnis (la tierra salvaje, el desierto), die Erlaubnis (el permiso).

Nombres de aviones (por Maschine)
die Boeing, die Henkel, die Airbus.

Motocicletas (por Maschine)
die Kawasaki, die BMW, die Honda.

Nombres de barcos
die Stella Maris, die Titanic, die Santa María.
Pero, das Boot (el barco).

Tabaco
die Lucky (el Lucky), die Havanna (el habano).

 

He elaborado esta lista usando varias fuentes, principalmente el libro de gramática Programm. Gramática A1C2: Alemán para hispanohablantes, de Brigitte y Roberto Corcoll.

¿Ha quedado fuera alguna regla que conoces? ¿Usas alguna norma mnemotécnica para aprender el artículo de los nombre en alemán? ¡Da tu opinión en los comentarios!