Usando palacios de memoria para aprender vocabulario

Hace un tiempo que uso palacios de memoria para recordar el género de los sustantivos en alemán, y por tanto, el artículo que acompaña a los nombres. Antes, aprendía de memoria el género y a los dos días -si no utilizaba la palabra- se me había olvidado ya. Ahora, pueden pasar semanas y seguiré recordando el artículo. ¿Magia? No, en absoluto: Los palacios de memoria se llevan usando desde el la antigüedad, y son un método muy efectivo.

Pero vayamos al grano. ¿Qué es un palacio de memoria? No es un lugar físico. En realidad, es un lugar en tu mente. Se trata de un método que asocia cada palabra a un lugar concreto de un mundo imaginario. Cuando necesitas la palabra, vas a ese rincón de tu mundo imaginario y ahí está la palabra esperando. Yo no tenía ni idea de que era eso hasta que lo vi en un capítulo de “Sherlock”, la serie de la BBC. En ese capítulo, Sherlock accede a información que tiene “enterrada” en su memoria. Me llamó la atención, sí, pero tampoco le di más importancia. Unos meses después, de casualidad, descubría que es un método antiquísimo, de efectividad probada. Y por supuesto, no implica los aspavientos y muecas de Sherlock Holmes…

El método de los palacios de cristal, también llamado método de loci (loci en latín significa lugar), es una excelente estrategía para recordar los géneros. No lo he probado para recordar los plurales, pero también se podría usar para ellos.

Vayamos al grano. ¿Cómo funciona? Lo mejor es que te explique mi primer palacio de memoria, que lo he usado para recordar el género de los sustantivos relacionados con el hogar, muebles, etc.

  1. En primer lugar, crea una casa o un apartamento imaginario. Es un buen consejo que empieces haciendo un esquema en tu libreta de aprendizaje de alemán o en un folio que conservarás. Cada cierto tiempo lo repasarás, para no olvidar qué has puesto ahí.
  2. Mi casa imaginaria tiene dos habitaciones/partes de la casa  para cada género. Así es más fácil relacionar cosas con género de una manera lógica, sin tener todo amontonado. ¡Hay que ser ordenado hasta con las casas imaginarias!
  3. Las palabras masculinas están en el balcón y el pasillo (der Balkon und der Flur), cuyo nombre de por sí ya es masculino.
  4. Las palabras femeninas las pongo mentalmente en la cocina y el aseo (die Kuche und die Toilette).
  5. El salón y el dormitorio (das Wohnzimmer und das Schlafzimmer), como son habitaciones neutras, sirven para colocar sustantivos de género neutro.
  6. Pero, ¿cómo recuerdo dónde he puesto cada cosa?” Buena pregunta. Y la respuesta es: haz historias que relacionen grupos de palabras del mismo género entre sí.

Estos son algunos de mis ejemplos:

– En mi salón hay una niña que, delante de la ventana, sostiene a un niño y le amenaza con un cuchillo. Tétrico, por supuesto, pero efectivo. Todas esas palabras son neutras: das Mädchen, das Kind, das Messer, das Fenster y por supuesto, das Wohnzimmer. No tengo problema en recordar que Mädchen es neutro, así que recordar los demás por asociación es fácil.

– En el balcón, tengo una mesa y una sillas alrededor, para tomar el café o el te. Es muy típico merendar Kaffee und Kuchen, tarta, y por tanto necesito un plato y una cuchara. A veces no uso las sillas, si no un sillón de terraza. Con esta relación mental recuerdo que der der Balkon, der Tisch, der Stuhl, der Kaffee, der Tee, der Kuchen, der Teller, der Löffel y der Sessel son masculinas.

– En el salón tengo una estantería con un libro muy preciado, y también un sofá muy cómodo, con cojines. Me gusta leer y escuchar la radio mientras bebo un vaso de agua. Das Wohnzimmer, que es neutro, es donde tengo das Regal, das Buch, das Sofa, das Kissen y das Glas.

Como ves, no es necesario que tenga sentido real, pero sí tiene que tener cierto sentido en tu memoria. Si recuerdas que esas palabras están asociadas entre sí, cuando las necesitas tiras del hilo y hecho. Es probable que incluso se te olvide la palabra en alemán de no usarla, ¡pero recordarás su género! Por ejemplo, tal vez no recuerde que grifo es masculino, pero se que está en la pared del balcón. Aunque no recuerde la palabra Wasserhahn, sabré que es masculina.

Puedes hacer un palacio de memoria para cada grupo de palabras. Puedes incluso imaginar toda una ciudad donde las calles y las tiendas tengan nombres de conceptos abstractos, o donde ocurran cosas… Puedes imaginar una oficina donde almacenas palabras asociadas con tu trabajo. Puedes hacer palacios de memoria para recordar adjetivos, para recordar verbos o para recordar rutinas.  El método no tiene límites.

Repito un consejo que he dado arriba: haz un esquema y dibújalo, y todo será más fácil de recordar.

Palacios de memoria ya publicados

Der Stadplan: aprende el vocabulario en alemán de la ciudad.


 

¿Qué te parece, lo has usado? ¿Te parece muy complicado? Anímate y usa los comentarios para dejar tu opinión. También puedes compartir este artículo en Facebook y/o Twitter si te ha gustado y lo encuentras útil