Las desinencias personales de los verbos alemanes

En este artículo vamos a ver las desinencias personales de los verbos y de cómo las tenemos que usar. He tenido un buen parón en la actividad del blog durante dos semanas, pero no os asustéis, no estoy perdiendo la motivación. Para hacer algo realmente innovador, vamos a comenzar por el principio: la conjugación de los verbos, los tipos de verbos que hay y, especialmente, las desinencias personales.

Desinencias de los verbos alemanes

Recordemos que una desinencia verbal es la terminación del verbo, lo que indica la persona y el número. Por ejemplo, las terminaciones de wohne y wohnen, -e e en, son la desinencias de esas formas verbales. Hay dos tipos de desinencias personales, según se explica en Alemán practico verbos conjugados, la «serie A» y la «serie B». La serie A se usa para formar el presente de indicativo, das Präsens Indikativ (excepto los verbos sein, wissen y los modales):

Serie A
Pronombre Desinencia Ejemplo: Präsens Ejemplo: Präsens
ich -e rechne helfe
du -st rechnest hilfst
er/sie/es -t rechnet hilft
wir -en rechnen helfen
ihr -t rechnet helft
sie/Sie -en rechnen helfen

El primer ejemplo es un verbo regular (rechnen), y el segundo irregular (helfen). En el primer caso la raíz es constante, mientras que en el segundo, en el verbo irregular, la raíz cambia. De esto trataremos próximamente. Lo importante aquí es que sean irregulares o no, las desinencias de ambos verbos en el Präsens Indikativ son las mismas.

La serie B se usa para todos los demás tiempos simples (incluyendo el Präsens Indikativ de sein, wissen y los verbos modales), que son el . Para que se puedan formar distintos tiempos verbales con las mismas desinencias, se añaden también otras partículas intermedias que veremos en otros artículos.

Serie B
Pronombre Desinencia Präsens (sollen) Präteritum (helfen) Konjuctiv I (helfen) Konjuctiv II (helfen)
ich soll half helf-e hülf-e
du -st sollst halfst helf-e-st hülf-e-st
er/sie/es soll half helf-e hülf-e
wir -en sollen halfen helf-en hülf-en
ihr -t sollt halft helf-e-t hülf-e-t
sie/Sie -en sollen halfen helf-en hülf-e-n

 

¿Cómo se usan las desinencias?

Como he dicho más arriba, la serie A se usa para el Präsens de todos los verbos, excepto sein, wissen y los modales, y la serie B, para el resto de los tiempos simples (o sea, los que no necesitan un verbo auxiliar). Eso, sin más, no daría muchas combinaciones, pero además hay que tener en cuenta que también se añaden otras partículas para indicar distintos tiempos y que los verbos irregulares cambian su radical según se trate del presente, del pasado o del participio. Pero en este artículo este artículo nos limitaremos a ver cómo se añaden las desinencias en función a cómo es la terminación del radical del verbo. Recuerda que el radical del verbo, o la raíz, es el infinitivo sin la terminación –en o –n.

Dependiendo de cómo sea la raíz del verbo, nos encontraremos que se pueden llegar a juntar sonidos idénticos, o sonidos que no cuadran, que faltan vocales. En el primer caso se simplifica, y en segundo, se añade alguna letra. Por ejemplo, la primera persona plural del Präsens Indikativ es “wir helfen”, y no “wir helfeen”.

Radical del verbo terminado en –d , –t

Si la raíz del verbo termina en –d o en –t, se intercala una e entre la raíz y la desinencia en la 2ª y 3ª personas del singular y en la si esta es –t, –st. Por ejemplo, la raíz de reden es red, y la 3ª persona singular, es “er redet”. Si no se aplicase esa regla sería “er redt”, algo bastante difícil de pronunciar.

  • du arbeit-e-st, y no du arbeit-st (tú trabajas).
  • es kost-e-t, y no es kost-t (esto cuesta).
  • ihr red-e-t, y no ihr red-t (ellos hablan).

Radical del verbo terminado en –m, –n

Se hace lo mismo que en el caso anterior. Se añade una –e entre la raíz y la desinencia en la 2ª y 3ª personas del singular y en la si esta es –t, –st.

  • du atmest, y no du atmst (tú respiras)
  • es regnet, y no es regnt (llueve)

Si la m o la n fueran precedidas de r o l, entonces se usaría la regla descrita más abajo: verbos terminados en –eln y –ern.

Radical del verbo terminado en –s, –ss, –x, –z, –ß, –tz

Si añadiésemos la desinencia –st a los verbos cuya raíz termina en –s, –ss, –x, –z, –ß, o en –tz, téndríamos un verdadero cacao y hablaríamos como una serpiente. Así que cuando la desinencia es –st, se quita la s. Por tanto, son idénticas las 2ª persona singular y plural y la tercera persona singular. Veamos unos ejemplos:

  • du heißt, en lugar de du heißst (te llamas). Es igual a la 3ª persona singular, sie heißt, y a la 2ª plural, ihr heißt
  • du küsst, en lugar de du küssst (tú besas). Es igual a la 3ª persona singular, sie küsst, y a la 2ª plural, ihr küsst.
  • du tanzt, en lugar de du tanzst, y por tanto se aplica lo mismo que los ejemplos anteriores.
  • Otros: du faxt, du schwitzt

Verbos regulares terminados en –eln y –ern

En estos verbos (como klingeln o streicheln) la 1ª y 3ª personas del plural del Präsens solo llevan la desinencia –n, y por tanto son iguales al infinitivo (además, la 1ª persona del singular se puede omitir la –e- que va antes de la l o la r):

  • wir klingeln, sie klingeln, y no wir klingelen o sie klingelen.

 

Recomendaciones

  • Las desinencias son sencillas de recordar. Con un poco de práctica y estudio del alemán las aprenderás sin problema alguno. Seguramente ya las conoces pero no habías visto que son tan sencillas.
  • No aprendas de memoria lo escrito anteriormente. Razónalo y verás que es lógico.
  • Es de cajón: se añade una e donde haga falta para que el sonido sea fluido y no se junten demasiadas consonantes, y se quita si se juntan sonidos iguales o similares (como se hace con la s de la desinencia –st cuando esta va precedida de –s, –ss, –x, –z, –ß, o en –tz

¿Qué te ha parecido?, ¿está claro?, ¿crees que falta algo? ¿Te ha parecido interesante? No dejes de comentar el artículo, y si te ha parecido útil, compártelo en las redes sociales para que llegue a más gente. Gracias por adelantado.

9 opiniones en “Las desinencias personales de los verbos alemanes”

  1. Muy buena la página me está ayudando mucho. Estoy estudiando aleman y estoy viendo que este idioma no tiene lógica apenas asi que me lo estudio a capon sin haber reparado en tu razonamiento

    1. Hola Miguel,

      En realidad la lógica está ahí a la vista, pero no se suele explicar. Los idiomas, como todo, se basan en la «ley del mínimo esfuerzo». No hay cosas que sobren, ni cosas que no encajen. Pero cada idioma es un mundo. Es una especie de puzzle, y a veces, si sólo nos fijamos en una pieza, nada tiene sentido. Es una cuestión de paciencia y de observar atentamente.

      Ánimo y no desesperes!

      Jorge

      1. Simplemente hay que tomarlo con paciencia, como si estuviesemos aprendiendo a hablar de nuevo como cuando eramos pequeños.

  2. Hola! Gracias por el artículo, muy interesante y útil 🙂 He estado buscando el post con ejercicios para practicar pero no lo he podido encontrar. ¿Me podrías indicar dónde está?

    Danke!

    Beatriz

  3. Los ejercicios están hechos, pero no publicados, porque hasta el fin de semana pasado no encontré un método adecuado para mostrarlos en el blog (por ejemplo, con puntuación, respuestas múltiples, etc.

    Estoy aprendiendo a usar el sistema y pronto publicaré los ejercicios.

  4. Buenas Jorge!

    muchas gracias por las explicaciones tan buenas que nos dejas!

    He visto que cuando hablas de los verbos de la Serie B, hay una frase sin completar…. :

    «La serie B se usa para todos los demás tiempos simples (incluyendo el Präsens Indikativ de sein, wissen y los verbos modales), que son el ….»

    ¿Quizá falta algún porcentaje? ¿Qué información es la que falta? Me gusta muchísimo la gramática alemana … 😉

    Liebe Grüße,
    maider

    1. Gracias Maider. Esa frase no tiene sentido, creo que la había escrito de un modo distinto y quedó eso ahí «colgando».
      Buen ojo!
      Jorge

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.